Alimentación y fibromialgia

by | Jul 16, 2019

Tu cuerpo como vehículo en el que habitas. Te has preguntado alguna vez:

¿Qué clase de energía entra en tu cuerpo?.

Si, si, los alimentos son los que proporciona la energía más básica para vivir junto con el aire que respiras y el agua que bebes. Son básicos y primordiales.

¿Cómo piensas que te estás alimentando?.

El comer, no es una señal de estar bien alimentados y de tener un aporte de energía básico. 

He podido constatar la influencia de la alimentación en el cuerpo. La creencia de muchas personas de pensar, que el cuerpo funciona por partes separadas unas de otras, no es cierto. 

El cuerpo funciona de forma holística, cada parte por muy diminuta que sea tiene su función esencial y está todo interconectado para el buen funcionamiento.

Podríamos asemejarlo a una máquina perfecta, donde cada pieza encaja a la perfección dentro de un engranaje y todas las piezas son fundamentales para el correcto movimiento de la máquina.

Cuántas veces hemos oído decir:

“Los niñ@s deberían traer un manual incorporado cuando nacen, para saber como funcionan”.

Ojalá, lo trajéramos todos, ya que ni nos han enseñado a oír nuestro cuerpo, ni muchas personas aprenden. Otras están en proceso y la mayoría llegan a la madurez sin tener ni idea de cómo funciona su cuerpo. En verdad sucede que se conoce mejor a las personas que se tiene al lado, que a nosotros mism@s. No aprendemos a estar en atención a las señales que nos envía el cuerpo. Sí, las señales que envía cuando hacemos mal uso de él.  Si aprendiéramos a oírnos y actuáramos en coherencia en lo más básico, esto ahorraría mucho sufrimiento innecesario a muchas personas.

Las cosas son más fáciles de lo que nos creemos. No resultaría nada complicado si observamos y aplicamos cambios fáciles en el día a día.

Te invito a crees tu propio manual, tu libro de instrucciones de como funciona tu cuerpo, al igual que lo hice yo. 

Si tomas una actitud activa, positiva y te involucras en tu salud, puedes obtener un gran beneficio para tí, mejorando como mínimo tu vida. Lo he podido comprobar en mi y en otras personas.

Si haces lo mismo que siempre haces, tendrás los mismos resultados. Y si haces algo distinto podrás obtener resultados distintos.

Lógicamente, el cuerpo necesita un mantenimiento y como os he comentado antes, los seres humanos no funcionamos por partes. Por tanto para tener un estado óptimo de salud y para empezar tendremos que tener en cuenta lo más básico que entra en él. Los alimentos es básico para vivir aunque hay otros factores que también influyen en el estado de bienestar de las personas.

Si tomas una actitud activa es el primer paso en tu recuperación. Cada persona es única, por lo que cada máquina funciona parecida pero no igual. Aprender a distinguir qué alimentos le va bien a tu cuerpo, es fundamental para el buen funcionamiento de tu máquina.

Por tanto, no todos los alimentos sientan bien a todas las personas, ni todos los alimentos tienen la misma calidad ni aportan la misma energía.

En nuestros mercados, tenemos la gran suerte de tener diversidad de productos en cualquier época del año aunque no sea su temporada y esto pude provocar una disminución en la calidad de estos alimentos, ya que disminuirá el aporte de energía necesaria para las personas, entrando en un circulo de consumo que no llega a saciar a la población. 

Si reflexionamos por un momento, sobre el proceso de los alimentos que se realiza antes de llegar a nuestra mesa. Nos podremos encontrar con que las verduras y frutas no se dejan madurar en la mata, no se respeta el proceso natural de vida de las plantas, maduran en cámaras frigoríficas oscuras y frías. Perdiendo la energía que les proporcionaría el Sol, en su proceso natural de maduración. 

Por tanto, consumir productos de cercanía y de temporada es fundamental.

También podemos analizar el consumo de carnes, en el que sucede algo parecido. Una parte importante de las carnes para consumo humano, llegan procedentes de granjas donde no se respetan las vidas de los animales, se les acelera el crecimiento de forma artificial a base de hormonas, alimentandolos de noche y día con luces que no se les apagan, metidos en jaulas hacinados en pequeños espacios donde no se pueden ni mover. Sin contar cuando son trasladados a los mataderos viajando en camiones jaulas donde algunos llegan muertos de frío o asfixiados del calor. El tiempo que viven es bajo estados de estrés y no, de un proceso natural en libertad de estos animales. No tienen una vida digna.Todo esto, aunque no seamos consciente de ello, influye en nuestro estado vital. 

Si te alimentas de sufrimiento, tendrás sufrimiento. Si te alimentas de estrés muy probablemente tendrás estrés. No estoy en contra de que se coma carne o no, cada uno es muy libre de hacer lo que su consciencia le dicte. Aunque sí, pienso que se hace un consumo abusivo de ella.

Por otro parte, si tocamos alimentos básicos como es el pan, para muchas personas. Nos encontramos con que también tiene su influencia en la salud. Antiguamente el pan, se hacía con masa madre para su fermentación dejándolo el tiempo necesario antes de pasar al proceso de horneado y más tarde para el consumo y esto lo hacía digerible para el cuerpo humano. Pero resulta, que la mayor parte del pan que se consume hoy día en las ciudades se dispensan en los llamados puntos calientes de pan, cuyo coste de la pieza aparentemente se abarata en detrimento de la calidad, ya que no se hace ni con masa madre ni se deja el tiempo necesario de fermentación provocando que esta se produzca en el cuerpo humano. Un alimento que consume tantas personas y siendo tan básico para la población, resulta que se convierte en intolerancias para muchos.

Hace muy poco, oí decir a un nutricionista, que hay estudios que afirman que existen más personas obesas en el mundo, que personas que pasan hambre. 

Te invito a que reflexiones y si no has puesto hasta ahora atención en tu alimentación, que lo hagas.

 Está en juego, tu salud.

Made with ♥ by ElHornoWeb

SUBSCRIBETE A MI NEWSLETTER Y RECIBE LOS PRIMEROS 3 CAPITULOS DE MI EBOOK GRATIS

¡Bienvenido! Te hemos enviado un correo para confirmar que eres tu.