EL JARDIN DE LOS SUEÑOS

Jun 17, 2019

Te has parado alguna vez a pensar que tus pensamientos, sensaciones y creencias son los que dan forma a la realidad que experimentas.

No es más que la materialización de la energía que habita en ti y que es enviada hacia el campo de creación conjunta, asegurando que todo lo que eres se reflejará en el mundo.

Garantizado, con total integridad según las creencias de cada cual y como lo quieras nombrar, por:
El Universo, por Dios, por La Fuente Primigenia Pura y Verdadera.

Seguramente, en algún momento de tu vida has visitado y paseado por algún jardín en el que hayas podido deleitarte con su belleza, el aroma de las plantas, los colores que te regalan tan sutilmente las flores, la frescura de sus hojas y por supuesto incluyendo el parloteo de los pájaros cantores. Y, muy posiblemente te hayas sentido disfrutando de armonía y de la paz que se respira en estos sitios, también es probable que te hayas preguntado o quizás pensando el ¿por qué, te hace sentir así?.

Estoy segura de que has encontrado algunas respuestas tan válida como la que pueda ofrecerte, incluso podamos coincidir o quizás pueda aportarte otra perspectiva.

Podemos observar, que cuando se entra y paseas por un jardín es muy fácil conectar con la sintonía del lugar, digamos que directamente te acoplas al mismo campo de vibración que tiene ese lugar. La naturaleza sutilmente te hace de espejo, reflejando y mostrándote ni más ni menos la grandeza que llevas en tu interior, ya que si no la tuvieras no podrías entrar en esta misma vibración. No podrías identificarla si no la conocieras o no formaras parte de ella.

Si al entrar en el jardín, albergas algún resentimiento o malestar automáticamente al entrar en contacto con el jardín se calma o desaparece esta sensación, aunque sea momentáneamente.

Que nos dice esto, que la sintonía del lugar es más vigorosa y que simplemente te adaptas a ella. Si aplicamos esto a nuestros sueños podemos deducir, que cada vez que una persona expresa algún deseo de conseguir algo y al mismo tiempo cobija en su interior y en secreto, la incertidumbre de no ser merecedor de lo que desea, o incluso las personas más allegadas mantienen este convencimiento. Se están plantando malas hierbas que asfixiaran las semillas de vida en el jardín de tus sueños.

Con esta reflexión podríamos hacernos una pregunta:
¿Con qué frecuencia, refuerzas tu negatividad afirmando que eres un ser limitado?

Es posible, que en algún momento puedas sentirte contrariado una vez que seas consciente de esto, no te desanimes. Soltar viejas semillas que crecieron como malas hierbas en nuestro jardín interior; del yo no soy merecedor o no soy lo suficientemente bueno, es liberador. Son malas hierbas que se segarán de nuestro jardín limpiándolo y preparándolo sin que la nueva semilla haya llegado aún. A esto se le denomina desapego, dejar ir viejas creencias que no te aportan bienestar.

La buena noticia es que siempre podrás eliminar una mala semilla y sustituirla por otra sana.

El perdón, es la principal herramienta de restauración de la que disponemos en la vida y al aplicarla a uno mismo y a los demás se obtiene extraordinarios beneficios.

Cada pensamiento que tenemos, son semillas que esparcimos por el mundo. Si se les proporciona el Sol de una actitud positiva y a estas semillas se las riega con la convicción de posibilidades ilimitadas, podremos ver y experimentar el gran milagro de la vida y de sueños cumplidos.

Sé quien eres tú, cuida tu jardín de la belleza y abundancia.

Tú Alma sabe.

Made with ♥ by ElHornoWeb

SUBSCRIBETE A MI NEWSLETTER Y RECIBE LOS PRIMEROS 3 CAPITULOS DE MI EBOOK GRATIS

¡Bienvenido! Te hemos enviado un correo para confirmar que eres tu.